Lunes. 24.06.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Bolton insta a la Guardia Costera de EE.UU. a desafiar "la creciente influencia militar" de Rusia y China en el Ártico

Washington afirma ser "una nación ártica" y tener "intereses nacionales duraderos en esa región''.

Bolton insta a la Guardia Costera de EE.UU. a desafiar "la creciente influencia militar" de Rusia y China en el Ártico

El asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, en el marco de un discurso este miércoles en la Academia de la Guardia Costera de Estados Unidos ha instado a reafirmar el liderazgo estadounidense en el Ártico y desafiar la creciente influencia de Rusia y China en esta región polar.

"Ayudarán a Estados Unidos a desafiar la creciente influencia militar rusa en el Ártico, y harán retroceder el reclamo ilegítimo de China del estatus 'cercano del Ártico'", arengó ante los 240 graduados de la Academia.

Asimismo, Bolton ha revelado que la Guardia Costera de EE.UU. "pronto" recibirá un nuevo rompehielos que "abrirá el camino para reafirmar el liderazgo" del país norteamericano en el Ártico, "que ha sido descuidado durante demasiado tiempo".

Esta nave será la primera de muchos rompehielos del programa 'Polar Security Cutter' del presidente de EE.UU., Donald Trump, diseñado para renovar la flota estadounidense, que está envejeciendo, y permitir una presencia del país en las regiones polares durante todo el año.

"Estados Unidos es una nación ártica con intereses nacionales duraderos en esa región'', ha concluido Bolton.

 

Tensión creciente

Este año, se ha intensificado la pugna entre EE.UU. y Rusia por el dominio en el Ártico. Desde el Pentágono afirman que cambiarán sus planes operativos para contrarrestar la influencia del país eslavo en la región.

Moscú, por su parte, advierte que es un área que corresponde a sus intereses estratégicos y que no piensa cederla. En ese contexto, el Gobierno ruso elaboró las reglas de navegación por la ruta marítima del norte para los buques militares de países extranjeros. De tal modo, se necesitaría avisar con 45 días de antelación y la presencia obligatoria de al menos un capitán o patrón de navío ruso.

Moscú se reserva el derecho de rechazar el acceso a la ruta, mientras que en caso de un desplazamiento no autorizado se podrían aplicar medidas extraordinarias como la detención o incluso la eliminación física del buque. Rusia argumenta estas medidas en la necesidad de reaccionar ante la intensificación de la actividad militar de otros países en el Ártico. Actualmente, en las latitudes del norte hay rompehielos de Rusia, EE.UU., Suecia, Alemania, Corea del Sur y China.

Fuente: RT

Bolton insta a la Guardia Costera de EE.UU. a desafiar "la creciente influencia militar" de Rusia y China en el Ártico
Comentarios