Viernes. 13.12.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

ANÁLISIS | Los cambios de Bolivia y Evo Morales en los últimos 13 años

La Bolivia de hoy y su presidente, Evo Morales, sin duda ya no son lo que eran hace 13 años, cuando el líder político asumió por primera vez el poder el 22 de enero del 2006. Distintas voces reflexionan sobre cómo ha afectado al país su mandato.

ANÁLISIS | Los cambios de Bolivia y Evo Morales en los últimos 13 años

Bolivia tenía una economía muy pequeña y atrasada y vivía lastrada por la conflictividad social y política, los elevados niveles de pobreza, la desintegración vial y por la exclusión y discriminación social y racial contra los indígenas.

Los partidarios de Morales destacan que gracias a las políticas nacionalistas, estatistas e indigenistas, Bolivia ha registrado un crecimiento sin precedentes, ha reducido la pobreza, construido carreteras, gozado de estabilidad social y política y ha impulsado la participación de los indígenas, jóvenes y mujeres.

Los detractores cuestionan que se mantenga la economía extractivista y la dependencia del gas, la persistencia de la pobreza, las medidas contra el sector privado, el derroche de recursos en obras de culto a Morales y en "elefantes blancos" y le acusan de poner en riesgo la democracia con su nuevo intento de prorrogarse en el poder hasta el 2025.

Adriana Salvatierra: "nosotros venimos desde muy abajo"

La nueva presidenta del Senado y tercera en la sucesión, la oficialista Adriana Salvatierra, de 29 años, habló con France 24 sobre el tema poco antes de asumir su cargo.

"Para evaluar a Bolivia, tenés que evaluarla desde dónde viene y nosotros venimos desde muy abajo. Venimos de un país que era comparado con los índices de pobreza con Haití", afirma Salvatierra, que milita en el partido oficialista desde los 16 años.

La joven legisladora defiende que "no fue milagro" que la economía de Bolivia crezca alrededor del 5 % anual durante muchos años, sino “la decisión política” de nacionalizar los hidrocarburos y de “dejar de ser un país limosnero”.

En lo personal también recuerda sus orígenes en el área rural de la región de Santa Cruz y derrama algunas lágrimas al recordar a su abuela: "mi abuela fue analfabeta, esclava en una hacienda en San Ignacio, con mucho esfuerzo mi padre fue profesional", evoca Salvatierra.

"Cómo no hubiera querido que Evo estuviese hace 50 años", apunta la legisladora para señalar que otra hubiera sido la realidad de su abuela.

Mario Yaffar: "fue una época buena para la economía, pero mala para el sector privado"

El empresario industrial Mario Yaffar, exlíder nacional de su sector, dijo a France 24 que reconoce como positivo el crecimiento y la inclusión social logrados por el Gobierno, pero cree que, al contrario, fueron los peores años para los empresarios.

"Fue una época buena para la economía, pero una época mala para el sector privado. Deberíamos haber crecido, deberíamos haber diversificado. No se ha tomado en cuenta la microeconomía, se han preocupado mucho de los índices de la macroeconomía”, resumió Yaffar.

A su juicio, la caída de los precios de los hidrocarburos ha mostrado que “Bolivia no había sido una economía blindada” y hay una preocupación por la desaceleración, el déficit fiscal que lleva ya un quinquenio y este año se situará en 8% del Producto Interior Bruto (PIB), mientras aumenta cada vez más el déficit comercial.

Desde el 2006, el PIB ha crecido de 9.000 a casi 40.000 millones de dólares, el PIB per cápita se triplicó hasta pasar los 3.000 dólares, la pobreza se redujo para situarse en un 35%. Sin embargo, el sector privado está preocupado porque, a su juicio, no hay condiciones para invertir y varios indicadores comienzan a deteriorarse.

El Estado controla alrededor del 37 % de la economía boliviana

Lourdes Millares: “no queda nada de Evo Morales de la primera gestión”

Aunque no todos los críticos estén de acuerdo, en general a Morales se le reconoce por la estabilidad en la economía y las políticas a favor de los indígenas. Pero en lo que sus detractores son duros es la descalificación de su comportamiento político.

Morales, de humilde cuna campesina y múltiples oficios antes de convertirse en dirigente de los 'cocaleros', ha pasado de simbolizar en 2006 la renovación en la política a ser cuestionado por su intento de aferrarse en el poder al margen de la Constitución.

En octubre de este año, buscará nuevamente ser elegido para un cuarto mandato con el aval de una resolución del Tribunal Constitucional que alega el respeto a sus derechos humanos, pero contradice el referendo del 21 de febrero del 2016 que vetó una nueva repostulación y la Carta Magna, que fija un máximo de dos mandatos.

La diputada opositora Lourdes Millares dijo a France 24 que “Evo Morales era un hombre humilde, cercano al pueblo en términos de identidad” pero que “no queda prácticamente nada del Evo Morales de la primera gestión” porque viaja en helicóptero dentro de La Paz, ha construido un nuevo Palacio de Gobierno y un museo en su nombre.

Al contrario, para el diputado oficialista Ignacio Soruco, Morales “ha cambiado para bien” porque ha acumulado una experiencia de 13 años que le ha convertido en un planificador para continuar con las reformas en Bolivia.

Fuente: France 24

ANÁLISIS | Los cambios de Bolivia y Evo Morales en los últimos 13 años
Comentarios