Domingo. 17.11.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

ONU: La muerte del expresidente egipcio Morsi podría ser un asesinato de Estado

Expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas dicen que las condiciones de prisión inadecuadas podrían ser la causa de la muerte de  Mohamed Morsi. 

ONU: La muerte del expresidente egipcio Morsi podría ser un asesinato de Estado

La muerte del presidente egipcio Mohamed Morsi en junio de 2019 parece un "asesinato arbitrario" a manos del Estado, explicó la ONU ayer. "La muerte de Morsi, después de soportar esas condiciones [en prisión] podría equivaler a un asesinato arbitrario sancionado por el Estado", dijo Agnes Callamard, relatora especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, y el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria, en una declaración escrita sobre la muerte de Morsi el 17 de junio.

Las agencias agregaron que las condiciones penitenciarias inadecuadas pueden poner en riesgo a miles de otros detenidos. Los expertos en derechos humanos informaron que Morsi, el primer y último presidente elegido democráticamente de Egipto, fue puesto en régimen de aislamiento 23 horas al día.

"No se le permitió ver a otros prisioneros y solo durante una hora al día, se le permitió hacer ejercicio", agregaron. Además, "se vio obligado a dormir en el suelo con solo una o dos mantas para protegerse", detallaron los expertos sobre las condiciones brutales.

Según el informe, cuando Morsi estaba sufriendo debido a sus problemas de salud, las autoridades negaron ayudarlo. "A Morsi se le negó la atención continua que le podía salvar la vida debido a su diabetes y presión arterial alta", dijeron los expertos. “Perdió progresivamente la visión en su ojo izquierdo, tuvo comas diabéticos recurrentes y se desmayó repetidamente. Además, sufrió de una significativa caries dental e infecciones de las encías", agregaron.

Los expertos explicaron que miles de otros detenidos pueden estar en "grave riesgo" debido a las condiciones brutales en curso en las cárceles y los prisioneros están siendo asesinados, tanto por las condiciones bajo las cuales están detenidos como por la negación de tratamiento médico.

El tribunal egipcio condenó a 75 personas a muerte y a 47 a cadena perpetua en una represión contra las protestas dirigidas por la Hermandad Musulmana en 2013. Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, definió las sentencias como un grave e irreversible error judicial.

Mohamed Morsi se convirtió en el primer jefe de Estado elegido democráticamente en la historia de Egipto al ganar las primeras elecciones presidenciales posteriores a la Primavera Árabe en 2012.

En 2013, Morsi dijo que el levantamiento egipcio que estalló el 25 de enero de 2011 "logró, y seguirá logrando, sus objetivos". Sin embargo, pasó a advertir al público sobre los intentos encubiertos de "robar" el levantamiento y subvertir sus objetivos.

El 30 de junio del mismo año, decenas de miles de personas, incitadas por los medios de comunicación y las redes sociales, participaron en manifestaciones contra Morsi, mientras que sus seguidores salieron a las calles en apoyo del presidente asediado. Tres días después, el ejército expulsó y encarceló a Morsi en un golpe dirigido por el entonces ministro de Defensa, Abdelfatah al-Sisi. Al año siguiente, Sisi fue elegido presidente.

Tras el derrocamiento de Morsi, las autoridades lanzaron una represión implacable contra la disidencia política, matando o encarcelando a miles de sus partidarios y miembros de la Hermandad Musulmana, que ahora está prohibida. Docenas de jóvenes también recibieron la pena de muerte por cargos "motivados políticamente" y la violencia tuvo lugar después del golpe.

Sin embargo, ocho años después, las demandas de los manifestantes de "pan, libertad y justicia social" han quedado en gran medida insatisfechas, según los críticos del régimen actual de Egipto. 

Fuente: AA

ONU: La muerte del expresidente egipcio Morsi podría ser un asesinato de Estado
Comentarios