Jueves. 21.11.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Jefe del Ejército argelino pide que se declare al presidente Bouteflika no apto para gobernar

FOTO: Ramzi Boudina
FOTO: Ramzi Boudina

El también viceministro de Defensa abogó por la salida de Bouteflika y apoyó las protestas populares que desde hace un mes "exigen cambios políticos". Su argumento se basa en la Constitución y apela al estado de salud del mandatario.

Jefe del Ejército argelino pide que se declare al presidente Bouteflika no apto para gobernar

Si no es un revés, es un gran golpe para el actual presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika. A los cantos populares que reclaman desde hace un mes su salida, ahora se ha sumado el jefe del Ejército, el general Ahmed Gaïd Salah, al pedir la inhabilitación del mandatario, en el poder desde hace 20 años.

Gaïd Salah, también viceministro de Defensa, ha sido durante todo este tiempo uno de los hombres más fieles al presidente. Sin embargo, hoy aboga por aplicar el artículo 102 de la Constitución argelina para demostrar la grave enfermedad de Bouteflika y dar respuesta a los “cambios políticos” que exige la ciudadanía, con “marchas pacíficas, organizadas en todo el territorio nacional”.

“Para evitar a nuestra nación cualquier situación incierta, es deber de todos trabajar con patriotismo y sacrificio y privilegiar los intereses supremos del país para encontrar, en el futuro inmediato, una solución para resolver la crisis", declaró el líder militar durante una visita a la localidad de Ouargla.

Y es que según Gaïd Salah, hay partes “hostiles (…) tanto en el interior como en el exterior” de Argelia, que podrían aprovecharse de las manifestaciones y crear inestabilidad en el país. Por eso cree que la solución “cabe únicamente en el marco de la Constitución, que es la única garantía para la preservación de una situación política estable”.

 

¿En qué consiste el artículo 102?

“Cuando el presidente de la República, debido a una enfermedad grave y duradera, se encuentre en la imposibilidad de ejercer sus funciones, el Consejo constitucional (de Argelia) se reunirá de pleno derecho”. De este modo arranca el artículo invocado por Gaïd Salah, que debe iniciar el Consejo constitucional del país, tras haber comprobado que el presidente sufre realmente una enfermedad. Hecho esto, y de ser cierto, el Consejo puede proponer al Parlamento un “estado de inhabilitación”, que solo puede salir adelante con una mayoría de dos tercios.

Es así cómo se activaría el artículo 52 de la Constitución, que convierte al presidente del Senado, Abdelkader Bensalah, en presidente interino, por un periodo de 45 días.

No obstante, la cara B, para algunos, es que la medida requiere de un “consenso político”. Por lo que, si el Consejo no es unánime, el proceso de salida presidencial debe detenerse. Y en el Consejo, precisamente, hay al menos tres miembros nombrados por Bouteflika, que en la praxis actúan como socios políticos.

 

¿Qué peso tiene el Ejército en una posible salida de Bouteflika?

El discurso de Ahmed Gaïd Salah demuestra una voluntad de desvincularse del presidente de 82 años, quien poco ha aparecido en público o se ha dirigido a la nación, luego de que en 2013 un derrame cerebral lo dejara deteriorado, obligándolo a pasar largas temporadas médicas en Suiza y Francia. La cuestión es qué tan determinante será la voz de los militares para la petición popular y para el propio Consejo constitucional.

De acuerdo con Francis Ghilès, investigador del Centro de Barcelona para asuntos internacionales (CIDOB) preguntado por France 24, “el Ejército es la columna dorsal de Argelia. Está escrito en los genes y en la historia del país”. Y probablemente “haya habido un consenso entre los oficiales superiores frente a lo que acontece en las calles. Además de la legitimidad que tienen desde 1962, se ha añadido otra legitimidad: la de un pueblo que recorre por millones las calles”. Mientras que el periodista local Fayçal Mettaoui valora que “el Ejército no podía seguir gestionando la situación, con las protestas in crescendo. Es claramente un abandono del presidente Bouteflika”.

Abandono o no, Ghilès sentencia que “la gran mayoría de los oficiales argelinos no tienen ganas de ver sangre en las calles de Alger”. Lo que concuerda con las palabras de Gaïd Salah sobre “garantizar el respeto de las disposiciones de la Constitución y el mantenimiento de la soberanía del Estado”. Además del último pronunciamiento del Ejército, que se sumó a la petición de renuncia de una quinta reelección de Abdelaziz Bouteflika.

Bouteflika no es el único en el punto de mira. Los ciudadanos argelinos, movilizados desde todos sus sectores, exigen la salida completa de su círculo de poder, al que acusan de corrupción y de contribuir a la crisis económica que vive el país desde 2014.

La solución popular apunta a una convocatoria de una Conferencia Nacional y una reforma de la ley electoral, antes de celebrar nuevos comicios. Salvo por que, en las próximas horas, la decisión parece estar en manos del Consejo constitucional.

 

Fuente: France24

Jefe del Ejército argelino pide que se declare al presidente Bouteflika no apto para gobernar
Comentarios