Domingo. 22.09.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

Los combates no ceden en Libia a pesar del pedido de "alto el fuego" de la ONU

FOTO: Hani Amara | Reuter
FOTO: Hani Amara | Reuter

Las fuerzas del Gobierno reconocido de Libia y las unidades opositoras del mariscal Khalifa Haftar continuaron la lucha por el control de Trípoli, a pesar de que el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió el cese de las hostilidades.

Los combates no ceden en Libia a pesar del pedido de "alto el fuego" de la ONU

Fuerzas leales al Gobierno de Libia, reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y los comandos que responden al opositor mariscal Khalifa Haftar mantuvieron este jueves 11 de abril los enfrentamientos en la lucha por el control de Trípoli, la capital del país.

De esta manera, las partes desconocieron el llamado a una tregua humanitaria lanzado por la ONU, pese a la advertencia de que más de 500 mil menores están en riesgo por los combates, que ya provocaron miles de desplazamientos en los alrededores de la principal ciudad de la nación.

Esto ocurrió pese a que el secretario general de la ONU, António Guterres, hizo un llamado a un "alto el fuego" tras una reunión a puertas cerradas del Consejo de Seguridad, que aún debe adoptar una resolución a favor del fin de los combates.

"Todavía hay tiempo para detener [los enfrentamientos en Libia], todavía se puede concretar un alto el fuego, evitar lo peor", señaló Guterres el miércoles 10 de abril, después del encuentro del Consejo de Seguridad.

"Necesitamos reanudar un diálogo político serio", agregó, reconociendo que el llamado que hizo al mariscal Khalifa Haftar mientras visitaba Libia para que no lance una ofensiva hacia la capital "no ha sido escuchado".

Durante la discusión, el Consejo de Seguridad debatió un proyecto de Reino Unido para que el organismo adoptara una "declaración presidencial" o una "resolución" que pidiera el fin de los combates, un reinicio del proceso político y la reafirmación de un claro apoyo al enviado de la ONU en el terreno, Ghassan Salamé.

"Nadie se ha opuesto" a la adopción de un nuevo texto que podría aprobarse definitivamente en los próximos días, según informó una fuente oficial.

 

La ofensiva en Libia, "un desaire" a la ONU

Según fuentes diplomáticas, el secretario general de la ONU no ha tratado de eludir el hecho de que la ofensiva sobre Trípoli ha representado "un desaire" para las Naciones Unidas y para él mismo.

"António Guterres estaba con Fayez al-Sarraj [que encabeza el Gobierno de la Unión Nacional de Trípoli (GNA)] cuando atacó y al día siguiente vio a Haftar", dijo un diplomático.

Según otro funcionario, el líder de las Naciones Unidas, "transparente y honesto", admitió ante el Consejo de Seguridad que había sido "tomado por sorpresa". Sin mencionar ningún nombre de país, indicó también claramente "haber sentido, durante su reunión con Haftar, que este gozó de la luz verde" de sus respaldos internacionales para lanzar su ofensiva.

El mariscal Haftar "creía que podía ganar rápidamente, pero es un error [y] la realidad del terreno evocada por António Guterres ante los 15 miembros del Consejo es la de un estancamiento de los frentes" de combate, agregó la fuente diplomática, que permaneció en el anonimato.

A pesar de un embargo de armas de la ONU ampliamente ignorado, "cada parte pedirá a sus socios armamento [para poder dominar al otro y así] la prioridad más urgente es lograr un cese al fuego ", advirtió, en tono "alarmista", el secretario general.

El jefe de la ONU señaló a un diplomático que instó a los países que apoyan a los beligerantes a presionarlos para evitar una escalada armamentística que haría posible unos sangrientos combates urbanos.

 

Fuente: France24

Los combates no ceden en Libia a pesar del pedido de "alto el fuego" de la ONU
Comentarios