Miércoles. 20.11.2019 |
Instituto de Estrategia S.L.P.

ANÁLISIS | La estrategia geopolítica de Rusia en África

Expertos aseguran que aunque las inversiones de Rusia parecen ser modestas, su entrada a África tiene como objetivo alcanzar sus ambiciones geopolíticas.

ANÁLISIS | La estrategia geopolítica de Rusia en África

Con el retorno de Rusia a África se percibe que el continente está listo para un nuevo juego de poder, que ya no se limita a la confrontación política y diplomática sino a una "guerra comercial" entre las potencias mundiales.

Si bien China, India y Occidente se han involucrado agresivamente en el continente durante mucho tiempo para expandir sus mercados comerciales y buscar acceso a los recursos no explotados, Moscú ha estado invirtiendo silenciosamente en asociaciones que datan de la era soviética.

El Gobierno ruso ha estado forjando nuevas alianzas, ofreciendo armas y servicios electorales a cambio de derechos mineros y otras oportunidades comerciales, señalan expertos africanos.

"Rusia continúa proporcionando equipos militares, pero detrás de escena hay cientos de acuerdos para establecer empresas mineras y de extracción junto con otra serie de empresas comerciales", aseguró Oscar Kimanuka, analista y autor del libro 'Desafíos de desarrollo del África subsahariana'.

"Un buen ejemplo es la República Centroafricana, uno de los Estados más frágiles del continente. Rusia reforzó el régimen del presidente Faustin-Archange Touadéra al proveerle equipamiento y personal militar, pero detrás de esta generosidad forzó acuerdos de negocios que están más a favor de Rusia", agregó el experto.

En la primera Cumbre Rusia-África, que se llevó a cabo en la ciudad rusa de Sochi, Moscú usó sus músculos políticos para unirse a China, India y Occidente con el fin de buscar un punto de apoyo para sus inversiones, más allá de los acuerdos para la venta de armas.

Con la asistencia de 43 jefes de Estado y líderes gubernamentales, se firmó una gran cantidad de memorandos de entendimiento para facilitar el comercio ruso, especialmente en los campos de infraestructura energética, equipo militar e incluso la instalación de reactores nucleares.

Este gran juego de poder se volvió más evidente en los últimos años, cuando Estados Unidos buscó la forma de mantener una fuerte influencia en África, centrándose en vínculos comerciales, la lucha contra el terrorismo y en brindar ayuda en una forma más centralizada.

"Occidente tiene muchas razones para preocuparse, ya que su monopolio en África está siendo desafiado y esto significa que idearán contramedidas para mantener sus existencias", aseveró Freddie David Egesa, analista de seguridad y política, con sede en la capital de Uganda, Kampala.

 

China e India, inversores populares

Los dos Estados eran los principales inversionistas en África, ya que sus préstamos no estaban condicionados a ayuda humanitaria, derechos humanos, democracia o estándares laborales. Si bien Moscú sigue sus pasos, la pregunta sigue siendo si Rusia podrá igualar ese nivel.

Rusia aún es el mayor exportador de armas a África y mantiene acuerdos de cooperación militar con al menos 28 países, pero carece de músculo financiero para competir con los otros Estados.

El volumen de comercio entre Rusia y África fue de USD 20 mil millones, una cifra minúscula en comparación con los USD 204,2 mil millones de China y los USD 63 mil millones de la India, registrados en 2018.

Para unirse a esta competencia, el presidente ruso Vladimir Putin anunció la cancelación de deudas valoradas por más de USD 20 mil millones de muchos países africanos. Pese a esta estrategia, Egesa cree que la influencia de Rusia en la competencia comercial dependerá de sus paquetes, presupuesto y tecnología rentable.

Por su parte, Kimanuka dijo que si bien Putin puede no igualar a otras potencias en términos de volumen de comercio e inversiones, su meta en realidad es competir para cumplir las ambiciones geopolíticas de su país al tener alianzas estratégicas con países africanos, en especial mantener los lazos existentes desde la era soviética.

Durante la Guerra Fría, Moscú tuvo amplia influencia en el continente al suministrar armamento, desplegar contratistas militares, manejar proyectos de recursos naturales e incluso al ayudar a muchos gobernantes cercanos a Rusia a permanecer en el poder. "El renovado interés de Rusia por África ayudará al continente y garantizará una competencia entre las grandes potencias para buscar el acceso a los mercados africanos", agregó Kimanuka.

Desde el 2000, China inició una ambiciosa campaña de inversión para involucrarse en el continente. A través del Foro de Cooperación China-África (FOCAC), más de 3.700 compañías chinas están actualmente presentes en África, con una inversión directa combinada de más de USD 46 mil millones, según datos del diario China Daily, que también sugirió que el valor total de la inversión y construcción de China en África alcanzó los USD 2 billones.

Los líderes africanos se han comprometido a trabajar con China para implementar ocho iniciativas importantes acordadas en la cumbre FOCAC de 2018, incluida la construcción de la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda, una estrategia de desarrollo adoptada por el gobierno chino.

Durante la última década, India también activó su diplomacia comercial para buscar lazos comerciales en el continente. En la última Cumbre India-África, en 2015, el primer ministro, Narendra Modi, se comprometió a proporcionar préstamos por valor de USD 10.000 millones a países africanos. Pero los expertos dicen que el monto fue modesto en comparación con China, que otorgó préstamos por USD 124 mil millones.

"India ve a África como un continente estratégico para el siglo XXI. Tiene redes relativamente fuertes e informales, gracias a su diáspora de más de tres millones de personas en todo el continente", según Jean-Joseph Boillot, quien fue citado por la revista francesa 'Jeune Afrique'.

Fuente: AA (Felix Nkambeh Tih)

ANÁLISIS | La estrategia geopolítica de Rusia en África
Comentarios